Una noche entre mujeres, carteras y alumbramientos

Por María Fernanda Sandoval  mfsandoval@kaleidoscopioart.com

¿Puede caber un mundo dentro de una cartera de mujer? La foto, las llaves, las pastillas, la aguja, la sombrilla… y muchas risas.

Así empieza esta crónica, en la intimidad de Kaleidoscopio y con un poco de lluvia. Luego de leer una lista kilométrica, Ana Istarú afirma que sí, la cartera puede ser un accesorio peligroso, asegura que en efecto dentro de una cartera hay un mundo y sólo tiene una dueña, quien es la única que conoce el lío que pasa allí dentro. Simplemente mujeres, todas únicas.

Lo bello, lo complicado y lo especial de ser mujer: la noche prometía grandes dosis de realidad y comicidad. Ana Istarú, con su aura especial y bañada por su expresividad y carisma, nos empezó a conquistar con sus palabras y gestos. El reloj marcaba las 8:30 p.m. y antes de empezar hacia el Baby Boom, Ana nos regaló tres poemas: con el último de ellos, “Naranja y servilletas”, tocó las fibras nerviosas más sensibles en cada una (y uno) de los que estábamos presentes.

Y comenzó el ascenso al paraíso… Ariana, protagonista de “Baby Boom”, solamente quería quedar embarazada. ¿Por qué en ocasiones es tan difícil lograrlo si tan sólo se necesita “un espermatozoide azul”? Aprendimos graciosamente que escribirle a la cigüeña puede tener sus complicaciones para ciertas parejas…

¡Estoy embarazada! Finalmente Ariana lo logra y comienza un nuevo hito: el proceso de gestación representa toda una aventura donde la familia empieza a opinar y los antojos hacen estragos. Son nueve meses eternos. En la sala algunos ríen más que otros y sobre todo las mujeres, pues es inevitable que todas las madres ahí presentes recuerden esas vivencias que tuvieron.

La noche había sido cómicamente perfecta, nos hizo reír y reflexionar. Pero faltaba lo que tanto Ariana había esperado: el parto. Rompe la fuente, una hermosa bebé nace, y todos rompemos en un gran aplauso complacidos de haber experimentado una obra maternalmente graciosa con un final conmovedor.

“Baby Boom en el paraíso” es una metáfora de gracia, emoción y femineidad. Ya casi daban las 10 de la noche y todos los presentes sonreíamos agradecidos con Ana Istarú por tan ameno rato que nos hizo pasar. Nos tomamos el último vino, valorando la gran importancia de la mujer y su gran don de ser madres. Ellas son el boom, el paraíso aquí en la tierra.

Comentario

*